EDIFICIO DE VIVIENDAS Y OFICINAS EN LA AVD DE LA BUHAIRA DE SEVILLA

El proyecto se plantea como un conjunto unitario formado por dos edificio paralelos que comparten un sótano común con cuatro plantas destinadas a garaje, trasteros y servicios complementarios a ambos edificios. Sobre rasante se sitúan dos edificios destinados a oficinas y viviendas. El plano de la planta baja se concibe también como un elemento unitario, conectando la calle intermedia con espacios abiertos bajo la proyección de los edificios, aprovechando así la riqueza de estos espacios que articulan el espacio urbano externo con los espacios interiores del edificio. OFICINAS: El esquema horizontal de circulación se fundamenta en una galería en cada planta que sigue la dirección del eje longitudinal Norte-Sur del edificio. Esta galería une el núcleo principal de comunicación vertical (escalera y cuatro ascensores) construidos en el extremo Sur del edificio con una escalera secundaria que actúa como recorrido de emergencia en el extremo Norte. La misma galería da acceso a los módulos situados a ambos lados; a los pertenecientes a la banda comprendida entre ella y la fachada Oeste mediante livianas pasarelas que atraviesan un gran atrio que acompañan a las galerías y se va haciendo mayor en las plantas superiores al tiempo que el cerramiento interno de estos módulos buscan la apertura máxima en la cima del espacio con una suave curvatura que dilata el vacío, donde penetra la luz cenital a través de un lucernario que corona dicho espacio. VIVIENDAS: Sobre el edificio de viviendas se elabora una propuesta de 62 unidades de 1 y 2 dormitorios organizados en tres núcleos verticales con ascensores y escaleras que sirven respectivamente a 23, 23 y 16 viviendas. Francisco Barrionuevo Ferrer, arquitecto.